Posteado por: Don Quejoso | junio 2, 2009

Y de la nada, desperté

desperteY de la nada, desperté. Como acusado por un despertador interno que me aconsejaba devenir la realidad tangible por sobre la inmaterial ensoñación. Me tomé un segundo para avivarme y acomodar mis sentidos. Aún aturdido por el letargo presioné mis párpados para abrir mis ojos con más fuerza y tomar esa dosis por vías oculares que me fue recetada por los leves rayos de luz que se colaban por entre las cortinas.

A mi izquierda, la cordillera de su figura se perfilaba perfectamente bajo el satín que cubría su cadera. Su cabello bruno y desordenado como noche de viento se escurría sobre sus hombros como cascadas de petróleo. La trinchera dibujada a media espalda producía sombras suaves que delineaban la perfecta curvatura de su osamenta y el terciopelo dorado casi imperceptible que la cubría brillaba a contraluz iluminando en destellos caprichosos. Agradecido ya con el despertador invisible que me aguzó seguí saboreando los contrastes más allá de los colores.

Queriendo ver aún más y tratando de mantenerla alejada de la conciencia interruptora, lentamente recorrí su envoltura hasta descubrir su universo. El espectáculo, sublime:

Aquel desplante con que enarbolaba sus excesos provocaban en mí poco menos que incredulidad. Quedé enajenado con la línea de su contorno con mi boca entreabierta y mis pupilas tan grandes y redondas como la luna adosada que me extasió. Los acentuados claroscuros provocaban el apetito del roce, el regocijo del tacto. Alargué mis dedos para robar un poco de su esplendor, sin embargo, por el bien del sigilo ahogué mis movimientos dejando la mano en el aire, a centímetros de su superficie, tan sólo acariciando su atmósfera.

A pesar del tinte profundamente erótico del momento no hubo livianidad. No prosperaron arrebatos ni sudoraciones pues las intenciones eran otras. En ese lapso tan sólo quería convertirme en admirador de la belleza. Vaya, mucho menos que eso: en un aprendiz, un diletante.

En un instante inmediato, su hombro giró hacia atrás revelándome el premio de los que esperan. La curvatura convidada se asomó al mismo tiempo que me quedé suspendido en el pasmo. Queriendo acariciar su aroma acerqué mi cara a su cúspide y cerré mis ojos para saborear su irradiación. Giré mi cara para que mi mejilla fuera besada por el calor de su cuerpo; mi cabeza bailaba al ritmo de sus palpitaciones. Estaba tan cerca de ella que podía sentir el movimiento de su sangre, y sin embargo tan sólo su esencia me tocaba, me envolvía.

Con los ojos aún cerrados, sonreí humilde y agradecido. Tomé el regalo que me fue concedido y lo disfruté. Luego, escabullí mi brazo izquierdo bajo su cuello, levantando un poco su cabello. Besé suavemente su hombro expuesto rompiendo la tregua del contacto. Me acurruqué junto a ella; adherí mi pecho contra su espalda y mis rodillas en sus corvas. Ella despertó levemente dándose cuenta de mis movimientos y reconociendo mis intenciones. Cooperó fundiendo aún más su espalda sobre mi pecho y con ello me hizo recordar lo mucho que le gusta dormir así. La abracé rendido al sueño, y agradecido con todas las pequeñas cosas que tuvieron que suceder para que este fuera un momento de esos que se coleccionan como fotografías a las que se les escribe algo bonito en la parte de atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: