Posteado por: Don Quejoso | marzo 25, 2010

Equilibrio

Siempre me han causado curiosidad aquellas personas que ostentan el optimismo como respuesta para todo. Como si el optimismo debiera ser el estado humano por excelencia. Como si no importara tanto el ser feliz como el parecer feliz.

Si estás pasando por un momento difícil nunca faltará aquel amigo o conocido que te tratará de animar con frases prefabricadas tipo “todo va a estar bien” y todo aquello que te comentaba ya hace un año en aquel post “Cuando las ganas no son suficientes”. (¡Hace un año de eso! wow!)

Pero a lo que obedece mi reflexión de hoy es ¿debemos estar siempre contentos? ¿siempre optimistas?

Muchas culturas definen la vida misma como un equilibrio. Y un equilibrio, por definición debe incluir cuando menos dos pesos ejerciendo una fuerza de misma intensidad pero en sentido inverso, anulándose mutuamente. Dichos equilibrios se han ejemplificado de mil maneras en nuestra existencia: como la luz y la obscuridad, la vida y la muerte, el bien y el mal, la felicidad y la tristeza.

Dicho esto, mi pregunta es: ¿por qué estamos constantemente atacando el mentado equilibrio?. Cuando alguien está triste hay que contentarlo, es lo que nos dice la tradición. Pero cuando alguien está muy muy contento ¿por qué no hay que entristecerlo?

No entiendo el equilibrio en esto. ¿Dónde está?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: